El CESA, protagonista en plan para distrito de innovación para el Atlántico

La posibilidad de un complejo de innovación para el Atlántico, que potencie las capacidades socioeconómicas de la región, llega de la mano del CESA a ese departamento de la costa norte colombiana.

Y es que IXL Innovation Center, plataforma de innovación que permite que estudiantes y egresados puedan hacer consultorías para empresas e instituciones, tanto nacionales como internacionales –también multinacionales-, distinguió al CESA por su proyecto Turner Center, que se centra en la creación de dicho distrito de innovación para el departamento.

Turner Center, formulado por el egresado del CESA José Luis Kalil; Andrés Venegas, estudiante de Maestría en Dirección de Marketing y fundador de la empresa OMarketing, y Nicolás Ortiz, estudiante de último semestre, ocupó el segundo puesto de este premio de innovación. El primer lugar fue para el proyecto presentado por la Universidad Federal de Goiás (UFG), de Brasil.

Ahora, sin embargo, la Gobernación del Atlántico, tiene la potestad de elegir y darle viabilidad a cualquiera de los dos proyectos presentados ante IXL.

En esta convocatoria, que plantea diferentes retos, participaron un total de 40 universidades, tanto colombianas como del exterior. La Gobernación del Atlántico enmarcó dos retos para ser definidos por Latinoamérica y Norteamérica: pare este caso, un proyecto autosostenible y que trajera gente al ecosistema económico de la región.

Con el uso de metodologías creadas por universidades como Harvard (para encontrar 'insight' poderosos y hallar la idea) y Stanford (para la ideación del proyecto), desde OMarketing Andrés, José Luis y Nicolás identificaron las necesidades del consumidor según las potencialidades de la zona.

Para el jurado calificador, el ecosistema de innovación propuesto por el grupo del CESA se destaca por la integración de dos componentes: el primero, la logística (transporte de bienes, materia prima, de puertos, etc.) y la Internet de las cosas (interconexión digital entre objetos que se comunican e intercambian información entre sí –la base es el big data-). Así, “nosotros implementamos un complejo en donde enseñamos, capacitamos, atraemos inversionistas para consolidar proyectos de logística, enfocados en Internet de las cosas”, explicó Nicolás.

Y es que la tecnología y una acertada inversión en el transporte multimodal en el ámbito nacional, tienen una incidencia directa en la competitividad de la cadena logística de la región y del puerto de Barranquilla, conceptuó recientemente René Puche, presidente de la Sociedad Portuaria de Barranquilla, en el último número de la Nota Económica. Hacer más competitiva a la capital del Atlántico en materia logística no solo aliviaría la carga de Cartagena, de donde sale casi la mitad de las exportaciones del país (48 por ciento), sino que además facilitaría el intercambio comercial del país y lo haría más eficiente, con la disminución de costos y tiempos.

El proceso y lo que queda

La convocatoria de IXL fue en enero. En abril, los integrantes del grupo se alistaron para la participación, y en junio iniciaron las capacitaciones que incluyeron entrevistas y evaluaciones. Los últimos dos meses resultaron maratónicos.

Cada dos semanas presentaban avances del proceso, los cuales ajustaban y mejoraban con ayuda de mentores. En esta oportunidad, se trató de conocedores de la región, su idiosincrasia y necesidades, por lo que la mentoría del grupo fue con Oswald Loewy, CEO de la empresa Sempertex, y uno de los más reconocidos empresarios líderes del país.

Le puede interesar ‘Sempertex o las mil y un maneras de resignificar el sentido de la celebración’.

“El papel de Loewy fue clave. Nos dio duro, pero sin ello no habría sido posible concretar el proyecto. Nos aterrizó”, admitió Andrés Venegas.

Si bien la implementación del modelo de innovación podría sobrepasar el año, la decisión de que alguno de los dos sea escogido quedaría, según los representantes del CESA, formalizada antes de que culmine la administración actual. El distrito de innovación estaría ubicado en Barranquilla.

La capacidad analítica y sobre todo los alcances de pensar en grande y con magnitud, aspecto propio del CESA, se articuló con lo que fue la experiencia en este proceso de IXL, destacó José Luis Kalil.

La metodología y la comunicación son los aspectos que más destacó -por su parte- Nicolás Ortiz. Sobre el primero, subrayó la manera como paulatinamente se fue construyendo y edificando Turner Center. Sobre el segundo, la importancia que reviste para el mundo corporativo y de los negocios manejar una presentación y saber transmitir las ideas.

“Una metodología rigurosa, acompañada con personas que manejan cifras reales de un contexto específico es valiosísimo, no solo para entender un mercado sino también para saber cómo proyectarse a soluciones a largo plazo, a cinco o diez años, y no a remedios cortoplacistas”, puntualizó Andrés Venegas.

Por este proyecto, el grupo del CESA recibió las certificaciones correspondientes por adelantar el proceso, expedidas por el Instituto para la Gestión Global de la Innovación (Gima, por sus siglas en inglés).