Renuevan certificación para el CESA como empresa familiarmente responsable

La fundación española Másfamilia, a través del Icontec, acaba de renovar la certificación para el CESA como empresa familiarmente responsable (efr).

Esta renovación, que aplica hasta octubre de 2018, es la continuación de un primer espaldarazo dado al CESA a finales del 2014 como efr. El CESA fue la primera institución de educación superior colombiana en tener esta certificación.

Efr es un movimiento internacional que se ocupa del equilibrio entre la vida familiar, personal y laboral como elemento medular de la responsabilidad social empresarial, a través del modelo de gestión efr de la fundación. Este responde a una nueva cultura sociolaboral y empresarial basada en la flexibilidad, el respeto y el compromiso mutuos.

Para Magda Jackson Rubiano, Directora de Gestión Humana del Colegio de Estudios Superiores de Administración, esta renovación es el resultado del compromiso de la alta dirección con cada uno de los integrantes de la institución y lo que conforman: la Comunidad CESA. Y es que se trata de un surtido de beneficios para el provecho tanto de administrativos, como de docentes y de estudiantes.

La esencia de ese compromiso es que cada miembro de la Comunidad CESA sienta no solo que su labor, su producción y sus resultados son importantes, sino también es sujeto de preocupación para el staff por su bienestar, ligado inexorablemente a sus expectativas personales y entornos sociales y familiares. “El bienestar incluye no solo que los miembros de la familia (CESA) se sientan cómodos en su trabajo, sino también que ese estado se extrapole a sus hogares”, explica Magda Jackson. Para el departamento líder de la gestión de lo humano en la institución ha sido claro que el bienestar no es ni puede ser un asunto del paisaje.

El hecho de que el personal administrativo pueda gozar de media jornada libre el día de su cumpleaños, de medio día al mes para compartir con su familia o para atender asuntos personales (citas médicas o trámites), que los estudiantes y colaboradores se beneficien de descuentos especiales en restaurantes, gimnasios, tiendas de ropa, centros de salud oral -entre otros-, por convenios con establecimientos y otras empresas, hacen parte de toda una apuesta del CESA por el buen vivir de quienes lo conforman.

De la misma manera, están enmarcadas dentro de Efr actividades recreo deportivas y de esparcimiento para los estudiantes en los alrededores de Bogotá, así como patrocinios para alumnos en competiciones deportivas externas.

El llamado de Magda Jackson es para que se siga trabajando en conservar esta certificación. Para tal efecto, es importante conocer qué otras expectativas hay dentro de la comunidad en torno a beneficios Efr y qué otros se pueden incluir para que sean evaluados, y sobre todo que “los directores de departamento reporten a Gestión Humana si se están tomando los diferentes beneficios”, puntualiza.