Disrupt Colombia: dos perspectivas opuestas para manejar una disrupción que permita innovaciones ganadoras

Consciente de las necesidades que tiene Colombia para lograr mayores estándares de competitividad, el CESA –Colegio de Estudios Superiores de Administración- viene auspiciando múltiples escenarios donde la innovación, uno de los principales factores para alcanzarla, sea tratada desde distintas perspectivas para encontrar posibilidades reales para el desarrollo del país.

Lideró la Dirección Técnica del proyecto Bloomberg de la Alcaldía de Bogotá, ganador en los Mayors Challenge Awards, los premios en innovación cívica más importantes del mundo; la estrategia para ser declarado Campus Innovador –primera institución en Suramérica- por Ashoka, la mayor red mundial de transformadores y emprendedores sociales; el ‘Week Challenge’ con el Grupo Bolívar para que empresas diseñen dinámicas distintas de innovación, entre otros, con resultados tangibles a favor de los sectores público y privado.

Ahora, comienza un nuevo capítulo. Entre el 31 de agosto y el 7 de septiembre realiza Disrupt Colombia, escenario propicio para que los empresarios y quienes trabajan en temas de innovación puedan repensar sus negocios y el quehacer de sus organizaciones, con metodologías opuestas y reconocer los beneficios de cada una y actuar en consecuencia.

Lo hará de la mano con dos speakers israelíes (Israel es uno de los países que está a la vanguardia de innovación en el mundo), expertos en materia de innovación, que conciben de manera distinta el tema, hecho propicio para un contrapunteo que enriquezca mucho más la expectativa de la audiencia.

Se trata de Shlomo Abas y Shahar Larry. Abas, creador de la Dinámica del Cambio, es experto en solución de problemas y ha liderado y facilitado proyectos de innovación y gestión del cambio alrededor del mundo por más de 15 años. Shahar Larry es profesor para la innovación invitado por el Insead Business School, reconocida como la mejor escuela de negocios del mundo. Además, consultor de firmas como Texaco, Sap, Shell, entre otras, que generaron nuevas dinámicas. Para Larry, el quid del asunto está es en que las empresas pueden crear equipos capaces de generar nuevas dinámicas que “destruyan” la empresa existente, o mejor, que reinventen la empresa y la adapten a las nuevas necesidades del entorno, a la nueva demanda empresarial, y en general, a una nueva cultura que obliga a romper paradigmas.

Para Ángela Posse, Gerente de la Unidad de Gestión Empresarial del CESA, existe una necesidad sentida de poner a Colombia en estándares mucho más altos con productos y servicios de valor que le den fortaleza al sistema económico colombiano. De allí que el CESA, desde hace un año, está trabajando en este tema y acompañando insistentemente al sector público y a las empresas generando dinámicas que les ayuden a estructurar nuevos modelos de negocios y a identificar cómo potenciar ecosistemas a nivel local y regional para ser más competitivas.

La pertinencia es absoluta. En el más reciente Índice Global de Innovación (GII) –de junio-, que analiza a 127 países, Colombia cayó dos puestos al pasar del puesto 63 al 65. Y quienes conocen del tema sostienen que, si bien las empresas están trabajando en una cultura de la innovación, o todavía no han logrado dar el salto a innovaciones lo suficientemente disruptivas como para ser ganadoras, o se han quedado en una llamada ‘innovación incremental’ que en realidad son tibias mejoras.

Por ello la apuesta del CESA en Disrupt Colombia, cuya puesta en escena es, en sí misma, completamente distinta a lo habitual, especialmente el 5 de septiembre, día del panel. Este se irá construyendo paulatinamente, con la dialéctica de los expertos, con experiencias vividas por el auditorio. Durante dos días, habrá talleres mucho más aplicados con los empresarios con sus casos puntuales, y en otros espacios se identificarán algunas otras necesidades de las empresas con el acompañamiento del CESA.

El evento del 5 tendrá tres momentos. El del foro inicial, un segundo con talleres en los cuales se trabajará en dinámicas con las metodologías expuestas, y un tercero direccionado a estudiantes y docentes porque “estamos convencidos que son ellos los primeros que tienen que tener acceso a estos modelos, ¿porque si no son los que en unos pocos años van a estar al frente de la industria, entonces quién? Además, es el profesorado el mejor articulador para ello”, destaca la Gerente de la UGE del CESA.

Y agrega que los negocios están cambiando radicalmente. La manera como educamos amerita cambiar radicalmente y todos, sin excepción, nos vemos abocados a repensarnos e identificar cómo va a ser nuestro negocio y cómo le vamos a dar vida al mismo durante los próximos 40 o 50 años. Quienes probablemente no se sintonicen con esa realidad seguramente van a dejar de existir”, concluye.