Arranca con 10 nuevos mentores proceso de Espíritu Emprendedor

Con diez nuevos mentores se inició el proceso de una de las materias que más está ligada a la impronta de emprendimiento de los estudiantes del CESA: Espíritu emprendedor.

Se trata de la asignatura que ven los estudiantes de cuarto semestre, y en la cual los alumnos realizan su primer modelo de empresa. Para este segundo semestre académico, los mentores harán parte de la evaluación de 34 modelos de negocio de 128 estudiantes. Así, son 24 mentores los que repiten en este proceso que tiene como fin, en esencia, brindar un acompañamiento permanente a los estudiantes en la ejecución de su idea.

En efecto, la figura de los mentores y su papel resulta trascendental, dada la experiencia con la que, en su calidad de empresarios y ex alumnos, pueden ayudar a afinar los proyectos de empresa de los estudiantes.

Momentos como la ideación, la validación del modelo de negocios, la identificación de las implicaciones que hay tras concebir un prototipo, entre otros aspectos, hacen parte del itinerario de emprendimiento que harán los estudiantes de la mano de sus mentores.

Paralelo a ello, la labor de los mentores se centrará en escuchar, inspirar, compartir vivencias funcionales de empresa para el propósito de los alumnos, que en suma no es cosa distinta a sembrar en cada uno de ellos la semilla del emprendimiento.

Uno de los aspectos clave tiene que ver con lo que no van a evaluar los mentores: La viabilidad o no de la idea. Y es que, tratándose de un escenario académico, lo valioso es cómo los jóvenes cumplen y se desenvuelven en el proceso. Marcela Moreno, directora de la Asociación de Egresados del CESA, Aecesa, y que lidera el proceso de mentores para Espíritu Emprendedor, aclara que (la idea) es decisión de los estudiantes y destaca que es eventualmente posible que los jóvenes “trabajen en una idea que al final no funciona, pero que la pudieron desarrollar” y en torno a esta todos sus componentes.

Le recomendamos Mirando los negocios al revés.

Por el contrario, la articulación entre el modelo de negocio y la necesidad de un segmento del mercado, la problemática que dicho modelo pueda resolver y el manejo de indicadores reales que le den pertinencia al emprendimiento pesan en la calificación de los mentores. El trabajo con ellos corresponde al 20 por ciento de la evaluación en Espíritu Emprendedor. Los otros porcentajes corresponden a los trabajos con el profesor (casi la mitad de la nota), el panel, la puesta en escena en la feria y el trabajo con el DIGA (Centro de apoyo a la escritura y oralidad del CESA).

La confidencialidad es otra arista que deben tener en cuenta los mentores. “Hay alumnos que desde los primeros semestres ya tienen una idea de negocio, ya quieren emprender, por lo que este aspecto también es importante”, explica Marcela Moreno.

‘Soft skill’ o las llamadas habilidades blandas, que marcan la diferencia en el ámbito gerencial, hacen parte de las competencias que se van a apuntalar junto con los tutores. Entre ellas se destacan la comunicación, la actitud crítica, la persistencia, el liderazgo, la integralidad de conceptos (visión holística de las cosas) y el trabajo en equipo, probablemente una de las dimensiones que más se desarrollan en Espíritu Emprendedor.

Desde el 2011 han sido asistidos un total de 356 grupos a través de la figura de los mentores.

Los sonidos y testimonios del emprendimiento.