“No se trata solo de utilidades sino de generar valor compartido”, Jorge M. Velásquez

Confiar en las instituciones del país y continuar acentuando la apuesta por la infraestructura, muy a pesar de los sonados casos de corrupción en el sector que han hecho eco en particular durante este mes, hacen parte de los principales mensajes que deja Jorge Mario Velásquez, presidente del Grupo Argos y elegido como el empresario del año 2016 por el diario económico La República.

Velásquez, cuya distinción le otorgaron 200 empresarios del país consultados por una encuestadora, es la ‘cabeza’ de un holding que agrupa cuatro marcas tras los sectores de energía, concesiones viales, puertos e infraestructura.

Y es precisamente sobre este último en el que construyó varios de sus mensajes como empresario, pues la infraestructura está llamada a convertirse en uno de los principales actores que, junto con la educación para la innovación, va a jalonar la competitividad del país. No en vano, y como antesala al evento del premio al empresario del año, en el foro ‘Universidad y Empresa’, realizado solo unas horas antes; la propia ministra de Comercio, Industria y Turismo, María Claudia Lacouture, resaltó la necesidad de ampliar la base formativa en metalmecánica en la educación superior para alcanzar los objetivos.

También puede leer Educación e infraestructura, entre los pendientes del país para avanzar en competitividad.

Y es que con las vías 4G así como con las perspectivas que se desprenden en la era posacuerdo, son varias las oportunidades que se vislumbran en el sector para llegar a esos lugares donde se ha reclamado la presencia del Estado y apuntalar verdaderamente en la competitividad del país.

La gestión del Grupo Argos (GA) significó un crecimiento en sus utilidades del 41 por ciento durante el último año. De hecho, la compra por el GA de un porcentaje de Opain (administradora del Aeropuerto Eldorado), en una operación que ascendió a 480 mil millones de pesos, hizo parte de uno de los puntos de inflexión para elegir a Jorge Mario Velásquez como empresario del año.

De allí que el reconocido empresario, en medio de la turbulencia que hay en el sector, haya hecho un llamado para que en Colombia “actuemos racionalmente para materializar las condiciones de competitividad”, dijo en el discurso tras haber recibido el galardón.

De allí que el reconocido empresario, en medio de la turbulencia que hay en el sector, haya hecho un llamado para que en Colombia “actuemos racionalmente para preservar la confianza en un plan de modernización de infraestructura ambicioso y necesario”, que sea determinante para materializar las condiciones de competitividad, explicó en el discurso tras haber recibido el galardón de manos de Fernando Quijano, director de La República.

“Creemos en el valor de las normas y ejercemos la práctica de nuestros negocios en el marco de la ley. Apoyamos todos los esfuerzos que promuevan la transparencia para la contratación pública y privada, y repudiamos prácticas corruptas para acceder a contratos”, expresó el galardonado empresario, y abogó para que “se defienda al empresario de bien, para que no se estigmatice al sector privado, para que apoyemos ese actor fundamental de la generación de bienestar en una sociedad moderna: el empresario comprometido con el país”.

Jorge Mario Velásquez manifestó que el Gobierno está en el deber de brindar estabilidad y condiciones propicias al empresariado para que haya comunidades exitosas, climas favorables y mercados sanos y competitivos.

Asimismo, el empresario atribuyó a su familia y al esfuerzo en equipo, en particular al realizado por los más de 15 mil colaboradores en 20 países del GA, el premio recibido. “Esto no es un asunto solo de utilidades. Es una cuestión de valor compartido. De lo que en el Grupo Argos llamamos trascendencia”, explicó. Y añadió que “tenemos la enorme responsabilidad de participar en sectores que innegablemente están atados a la construcción de sociedad: el cemento, el concreto, la energía, las vías, los puertos, los aeropuertos, el desarrollo urbano, entre otros. Todos estos sectores en los que participamos nos recuerdan que le estamos apostando a la construcción de país”, puntualizó.

Lo que viene para aprovechar oportunidades

- Construcción de obras por parte de las empresas privadas en sus zonas de influencia y pagarlas con impuestos. Una primera fase arrancaría con 356 municipios de todo el país.

- $ 9 billones de pesos en inversión este año para las autopistas 4G.

- 101.000 viviendas en 2017 a través de subsidios para contrarrestar el déficit habitacional.

- 30.000 aulas escolares para los próximos tres años, 18.000 de ellas en 2017.

- Plan de descongelamiento de regalías para construir vías terciarias (con conexión a las 4G).

- Inyección económica de $40 billones de pesos en alianzas público-privadas para aportar 1,3% adicional al crecimiento proyectado para este año (en 2016 fue del 2 por ciento).