El ABC de cómo hacer empresa con $17.000

Con apenas $17.000 pesos con los cuales adquirió un par de vestidos y unas corbatas, Jesús Guerrero Hernández fundó una de las empresas más reconocidas del país en materia de mensajería especializada: Servientrega.

Corrían los primeros años de la década de los 80 y Jesús Guerrero, nacido en Jenesano (Boyacá) hace 53 años, había acabado de recibir su liquidación de la empresa Transportes Messa Gross, en la que se desempeñaba como mensajero.

Entre tres nombres que había considerado, Express Service, Serviexpress y Servientrega, registró finalmente el último porque fue el que le pareció más sonoro. Pasados los días, en las mañanas, iba a ofrecer sus servicios en los lugares donde ya lo conocían como mensajero; y en las tardes se despojaba de la corbata e iba a recoger los ‘envíos’ por realizar.

Han pasado 35 años desde entonces, y hoy Servientrega es una empresa consolidada en el ámbito de las remesas y la logística con presencia en ocho países del continente, una flota de 4.200 vehículos, 28.500 colaboradores, y que al año puede realizar perfectamente 150 millones de envíos (2016).

Y muy a pesar de las más de tres décadas que han transcurrido, Jesús Guerrero asegura tener la plena convicción de que el momento actual es el más difícil, “porque de lo que se trata es de que la empresa continúe vigente”. En otras palabras, lo suyo, pese al éxito, es no parar.

Esas fueron algunas de las lecciones clave de este empresario colombiano, casado y padre de cinco hijos, durante el primer capítulo del año de las conferencias de Grandes Líderes del CESA.

Para Jesús Guerrero, la familia “es el mejor negocio que un empresario puede tener”. Y es que sus progenitores, en particular su padre, le inculcaron ante todo dos aspectos para enfrentar la vida: jamás sacar disculpas, y proponer soluciones antes que generar problemas.

El fundador de Servientrega, autor del libro Los secretos del Guerrero, explica que creer y tener fe en lo que uno mismo hace, tener objetivos claros, alcanzables y medibles; trabajar en equipo, rodearse de profesionales integrales y delegar con responsabilidad, hacen parte de las claves para crecer como empresario.

Estas son las principales lecciones de Jesús Guerrero en Grandes Líderes, quien instó a los estudiantes a “lanzarse al agua” para hacer empresa: