Reconocimiento a administrador del CESA en NYC por innovaciones sociales frente al Cambio Climático

Por una serie de iniciativas de carácter ambiental, tendientes a contrarrestar los efectos del Cambio Climático, pero sobre todo porque están movilizando al ciudadano de a pie en distintas latitudes del mundo para tal efecto, acaba de ser reconocido en la ciudad de Nueva York un egresado del CESA.

Se trata de Juan Manuel Restrepo quien, junto con la también colombiana Juliana Gutiérrez, le dieron vida hace un año y medio a Low Carbon City (LCC), emprendimiento reconocido -entre otros 2.879 proyectos de 164 países- por la organización Echoing Green, que en esencia apoya iniciativas verdes o sustentables que puedan cambiar el mundo. Es la primera vez que un emprendimiento social con sello colombiano es reconocido por Echoing Green.

Y es que Low Carbon City (Ciudades bajas en carbono) ha logrado la movilización de cerca de 15.000 ciudadanos pertenecientes a 93 ciudades, la mayoría de ellas de América Latina, para responder ante los desafíos del Cambio Climático. La cuestión es que a pesar del eco, el tema del Cambio Climático aún parece ser lejano y difuso para las personas del común, que sin embargo tienen también en sus manos, con cada actividad cotidiana, la posibilidad de cambiar la tendencia que supone este fenómeno: climas cada vez más extremos y esa caracterización cada vez más frecuente, alteración de los ecosistemas, contaminación del aire que incide en la muerte de forma prematura de 3 millones de personas en el planeta, solo por nombrar unas pocas situaciones por efecto de las concentraciones de carbono.

El espíritu de Low Carbon City, en esencia, es el de empoderar a los ciudadanos frente al tema, brindarles elementos para que entiendan la problemática, y que ellos mismos sean parte de la conversación y generen las soluciones en sus territorios. El hecho de que sean las ciudades las que concentren el 70 por ciento de las emisiones mundiales hace parte de uno de los puntos de partida de LCC. “La idea es acercar esas metas globales a los entornos locales”, explica Juan Manuel Restrepo, quien actualmente realiza un doctorado en Políticas Públicas en la Universidad de Hong Kong.

Low Carbon City tiene un equipo base de cuatro personas en Medellín que trabaja con cerca de 30 voluntarios.

En el último año y medio, LCC ha liderado decenas de iniciativas en la materia. De hecho, el año pasado realizó el primer Foro Mundial de Ciudades Bajas en Carbono en Medellín, capital que albergó más de 3.000 invitados. Asimismo, talleres, foros en el territorio, actividades de urbanismo táctico, webinars (conversatorios en línea) a través de las cuales se ha generado conciencia sobre cambios de hábitos, promoción de energías renovables. En septiembre próximo será realizará el segundo foro LCC en México.

El proyecto Low Carbon City también ha contemplado la construcción de Distritos bajos en emisiones. Con el apoyo de cerca de 40 actores, tanto del sector público como del privado, se crean escenarios que realizan diagnósticos de problemáticas puntuales y actúan sobre cada una de ellas. Es así como en Envigado, por ejemplo, han desarrollado huertas urbanas, dinámicas de compostaje, cebras peatonales (elaboradas por la propia comunidad y con el fin de dignificar los espacios para los caminantes-, insertado dentro de lo que supone una movilidad sostenible). “En sí es generar conciencia, pero también que se empiecen a ver las transformaciones en territorios climáticamente inteligentes, sostenibles y resilientes”, añade el administrador del CESA.

Para Juan Manuel Restrepo, este reconocimiento es una razón más para continuar con los esfuerzos, pues a pesar de los logros obtenidos –dice- aún se percibe que las personas sienten el tema como algo ajeno y extremadamente técnico. En ese orden de ideas, la sensibilización hay que contemplarla “como un gran logro para empezar a ver soluciones viables desde el interior de las propias comunidades”, afirma.

Auscultando en proyectos de alto impacto

En la actualidad, en desarrollo de su doctorado, Juan Manuel Restrepo estudia cómo proyectos de alto impacto de la sociedad civil logran escalar y crecer tanto en el ámbito local como internacional, y cuáles son las herramientas para lograrlo.

Para tal efecto ausculta en dos casos: el de BRAC, en Bangladesh, fundación sin ánimo de lucro que impulsó un modelo educativo en 80.000 escuelas de 12 países; y el caso colombiano Escuela Nueva, como modelo de política pública de educación para el sector rural que ha escalado en 20 países.