El CESA, el IE y la Sergio unidos por la empresa familiar

Las empresas familiares disfrutan de enormes ventajas pero al mismo tiempo se enfrentan a múltiples desafíos en su proceso de consolidación.

Dentro de las fortalezas que se han asociado con la empresa familiar están su enfoque en el largo plazo, el compromiso de la familia con la perdurabilidad de la empresa, las buenas relaciones que establecen las familias empresarias con los diferentes grupos de interés, y, aspectos absolutamente trascendentales, como los valores familiares y el conocimiento tácito que es difícil de transferir, que son un activo intangible de estas familias a cargo de negocios que han creado y que han sabido posicionar. Sin embargo, las empresas familiares enfrentan riesgos debido al alto componente emocional que las caracteriza y que interfiere en la toma de decisiones empresariales.

En ocasiones, los cargos estratégicos son otorgados a la familia por nepotismo y sin tener en cuenta las cualidades y calificaciones que requieren estas posiciones para dirigir de manera apropiada la empresa. Además, es común que las familias establezcan relaciones de largo plazo con sus empleados, y que en ese proceso generen un nivel de confianza que las lleva a relajar sus prácticas de control interno y a descuidar la administración de riesgos operativos y financieros. No obstante, el principal riesgo que enfrenta la empresa familiar está en los conflictos entre miembros de la misma familia.

Hasta hace relativamente poco tiempo, los potenciales problemas entre miembros de una misma familia empresaria no eran considerados tan trascendentales para la supervivencia de las empresas. Sin embargo, tanto las investigaciones como la práctica empresarial, así como los procesos de intervención y acompañamiento a las empresas, han demostrado que estos conflictos son trascendentales. Su probabilidad de ocurrencia incrementa con el tamaño de las familias fundadoras, el tamaño de las empresas y la cantidad de dinero en juego. Lo anterior, junto con crisis que enfrentan las familias, como divorcios o infidelidades, hacen que las instituciones de educación de alto prestigio, dedicadas a la formación de emprendedores y miembros de familias empresarias, consideren parte de su responsabilidad social y razón de ser, la formación de familias empresarias para ayudarlas en el proceso de incrementar la probabilidad de subsistencia de sus empresas, junto con la conservación de las externalidades positivas que generan.

Por tanto, el Instituto de Empresa en España, el CESA y la Universidad Sergio Arboleda en Colombia, han creado un programa dirigido a familias empresarias.

En su primera versión, con la participación de importantes familias empresarias bolivianas y colombianas, el programa dio inicio en febrero en las instalaciones del Instituto de Empresa en Madrid, con un énfasis particular en las singularidades de las empresas familiares, sus fortalezas y sus atributos emprendedores, que las hace únicas, rentables y con alto potencial.

En marzo, el programa continuó en Bogotá en las instalaciones del CESA, resaltando la importancia del gobierno corporativo y el gobierno familiar para la perdurabilidad de este tipo de empresas.

1 - 2