Emprendimiento en Estado Puro

Ver en las cosas más simples y sencillas las mejores oportunidades, y experimentar con ideas diferentes cada día, son las principales lecciones que la vida empresarial le ha dejado a la empresaria Norma Chaparro.

También profesora de investigación de mercados en el CESA –Colegio de Estudios Superiores de Administración-, ella y el ingeniero de alimentos Orlando Tibaduiza le apostaron a un emprendimiento basado en frutas para la producción de pulpas, aderezos y hasta mermeladas –algunas picantes- y salsas para restaurantes.

Su nombre es Estado Puro, empresa con seis años en el mercado, pero que ya empieza a ser referente en el sector alimentos. Y es que pasó de funcionar en una sencilla cocina de una pequeña casa en marzo de 2011, desde donde se vendía la pulpa de fruta a amigos y vecinos para ‘endulzar’ una tarde familiar de domingo, a ser la empresa creadora de uno de los productos galardonados en el Concurso Mundial de Mermeladas en el Reino Unido, uno de los más tradicionales no solo de ese país sino de Europa.

Estado Puro, que participó con una triada de productos, logró podio con uno de ellos –obtuvo el bronce-, de entre una muestra de más de 3.000 mermeladas, dulces y salsas provenientes de 30 países. Una mermelada de frutos amarillos con gran contenido de uchuva (fruta calificada como ‘exótica’ en el ámbito del comercio transnacional), una salsa picante de uchuva y una mermelada de lulo con yerbabuena, conformaban ese grupo de productos. Este último resultó el galardonado, muy a pesar de que la aspiración de Norma y Orlando era que los productos llegaran y concursaran.

Ese es un primer epílogo de lo que Norma Chaparro llama inspiración de la naturaleza. En cómo hacer cosas diferentes con los frutos de una finca (en Chinchiná –Caldas-). Pese a que muchos pueden hacer lo mismo, para Norma Chaparro de lo que se trata es de tener la mente abierta a la invención y tener pasión por lo que se hace. Millones hacen empanadas, y sin embargo, “la mejor empanada del mundo aún está por hacerse”, refiere convencida esta empresaria santandereana. Y agrega que “muchas veces las novedades no están en la tecnología sino en aquellas cosas que están al alcance de la mano pero no sabemos aprovechar”.

Para Norma Chaparro es claro que la novedad también se genera al traer o hacer cosas nuevas en un mercado que tiene todo el potencial para consumirlas, cuando nadie se ha atrevido a esa apuesta.

Le recomendamos Sempertex o las mil y un maneras de resignificar el sentido de la celebración.

Hoy, Estado Puro produce una tonelada de insumos al día para sus distintos productos, con puntos de distribución en Bogotá y Bucaramanga. Y las lecciones que hasta ahora ha dejado su empresa son varias.

La primera, no rendirse y persistir. Creer. Solo el proceso previo para esa pequeñísima exportación al concurso de mermeladas tomó un año.

También le puede interesar Solos se llega más rápido, junto, más lejos.

La segunda, que no se puede trabajar solo. El gran amor de Norma Chaparro es su equipo de trabajo y los aportes que cada uno de sus miembros brinda para la empresa. Según ella, hay dos características de los colaboradores de planta que son de un valor trascendental: la sabiduría y la obediencia. Sobre la primera, anota que es invaluable el conocimiento que tienen y le ofrecen a ella sobre el consumidor común. El de a pie. Sobre la segunda, dice que son muy receptivos y comprometidos con las condiciones en las que se debe trabajar en el renglón de alimentos. “Cada día llego pensando cómo me invento una cosa u otra, y tengo un grupo de personas maravilloso que me aterriza la idea y logramos concretarla”.

La tercera, la gran tolerancia que se debe tener ante el fracaso porque no todo sale a pedir de boca o en el primer intento. De hecho, ella es consciente que la empresa aún está en consolidación y hay un surtido de tareas pendiente por hacer. “Debemos generar una red de canales propios, una red de comercio exterior y ser referente de innovación”, explica. El vecindario latinoamericano, en particular Ecuador, Brasil y República Dominicana, están dentro del listado de los primeros destinos de exportación en el corto plazo.

Y sin duda alguna, en calidad de docente, lo que le aportan cada uno de sus estudiantes en el día a día del aula de clase. Lo que brindan con sus inquietudes, la comprometen y la motivan cada vez más con la realidad de empresa y lo que dice el mercado, para guiarles debidamente para lo que tendrán que afrontar.