Green Plastic: un negocio con alma ambiental

Según la revista Nature en 2016, 15,3 mil millones de árboles son talados cada año, para usos como la carpintería, construcción e industria, convirtiendo a la deforestación en un grave problema que sufre el medio ambiente.

Debido a esta grave situación en el ámbito ambiental, Daniel Muñoz, egresado del CESA, emprendió en 2014 un proyecto innovador con carácter social y ambiental: Green Plastic Colombia. Consciente de la falta de políticas ecológicas fuertes en términos de desechos plásticos en Colombia, y advirtiendo una problemática arraigada como la tala indiscriminada de árboles, nace esta empresa que diseña, produce y comercializa productos plásticos con materias primas ecológicas, dándole una “nueva vida” al plástico por medio de su reciclaje y posterior uso en diferentes industrias.

Un plástico post industrial, polímeros de alta resistencia que por múltiples razones asociadas a tamaño, registro o color que no cumplieron con la calidad o con los requerimientos para los cuales fueron concebidos, son los que se recuperan para la constitución de nuevos productos.

También le puede interesar Pitillos de trigo, el gran producto en la Feria de Espíritu Emprendedor.

Actualmente, Green Plastic Colombia recicla más de 40 toneladas mensuales de plástico, y desde su inicio ha reciclado más de 550 toneladas de este material, lo equivalente al peso de por lo menos 100 elefantes africanos, los más grandes de la especie.
Esto se convierte en una solución a las industrias colombianas con productos industriales y agroindustriales como estibas plásticas, postes plásticos y otras soluciones hechas a medida 100 por ciento con plástico reciclado, con lo cual se mitiga el impacto ambiental que generaría la tala de árboles para el mismo propósito.

Con la ayuda de un ángel inversionista quien vió en Green Plastic el potencial y el compromiso, además de un constante trabajo, un proyecto rigurosamente planificado y metas claras, la empresa ha logrado objetivos como lograr la primera exportación con el envío de más de siete contenedores de estibas, cada uno de ellos de 18 toneladas de peso -aproximadamente- en tan solo 2 años de funcionamiento, generar ocho empleos directos y por lo menos 25 empleos indirectos. Además de configurar un negocio rentable, el inicio de un cambio ambiental en el país.

“Esta persona visualizó el valor agregado, dónde estaba y para dónde iba Green Plastic, la claridad de su estrategia comercial y sobre todo el compromiso 7x24. Es por eso que se cree en los emprendimientos para convertirlos en empresa y luego en corporación”, explica Muñoz.

Green Plastic Colombia tiene hoy una base de cerca de 80 clientes de diversos tamaños y distintos sectores económicos, y ya tiene en su radar incursionar en Ecuador y Perú para activar el comercio con estos países antes de que acabe 2017.