“El éxito llega con la felicidad”, Jeison Aristizábal

Como en un cuento de Cortázar, un día entre todos los días, Jeison Aristizábal les pidió a sus padres el garaje de la casa. Consiguió una colchoneta, una pelota y convirtió el estacionamiento en una sala de terapia para niños en condición de discapacidad.

Le fue bien. Varios niños acudieron y el garaje quedó pequeño. “Entonces les pedí la sala”, cuenta Jeison. Las cosas mejoraron y más niños llegaron. Les pidió el comedor…

Así empezaría la historia de una asociación fundada por Jeison Aristizábal, que hoy les ayuda a 530 niños, como él, en condición de discapacidad.

Y es que Jeison nació con parálisis cerebral. Cuando su mamá dio a luz, él sufrió falta de oxígeno y desde hace casi 34 años tiene parálisis. Pero muy a pesar de ello, eso no ha sido impedimento para ser un emprendedor.

En efecto, además de haber fundado la asociación, Jeison ha seguido derribando obstáculos y cumpliendo sueños. Terminó comunicación social y ahora está a punto de culminar la carrera de derecho.

Ese ha sido el talante de Jeison, a quien lo han gobernado dos palabras: persistencia y actitud.

Lecciones en torno a esos dos conceptos y a la felicidad, son las que brindó Jeison Aristizábal, último invitado a entrevista a Grandes Líderes.

A veces nos preocupamos más por el número de pasos que damos que por las huellas que dejamos.

Felicidad, valores y ética para empresas más humanas.

Para Jeison, a quien le auguraban –era el consejo que le daban a sus padres- que sólo podía servir para embetunar zapatos sobre el umbral de la puerta de la casa, el secreto está en la actitud para salir adelante y obtener lo que se quiere, independientemente de las circunstancias, por difíciles que sean.

“Hay que disfrutar de las cosas de la vida y lo que ella nos pone en el camino”, afirma Jeison, sobre uno de los tres secretos para ser feliz.

El segundo, dice, es brindar o dar lo poco que se tiene. “Es más reconfortante dar que recibir”.

Y el último de los secretos es “jamás dejar de soñar”.

Ese triángulo pone en el centro la felicidad, que es en esencia el primer paso para el éxito. “En la medida que se es feliz, trabajamos por nuestros propósitos, los cumplimos y el éxito llega solo. Por añadidura”.

Reflexiones del ‘Héroe CNN 2016’.