Noticias
Noticias
Noticias
previous arrownext arrow
Slider

Más información

Inteligencia de negocios: aliado del marketing virtuoso

Los sistemas inteligentes ya son una realidad en muchos productos y servicios. Permiten la gestión eficiente del Big Data, reducir tiempos, aumentar la precisión de nuestros mensajes y, sobre todo, llevar la personalización a límites nunca vistos.

Y hay diversas medidas que pueden contribuir a que muchas empresas generen valor a su público objetivo mediante el uso apropiado de la información y la tecnología con un valioso propósito: la personalización.

Inteligencia Artificial (AI)

El chatbot o bot es un software, un programa informático, capaz de comunicarse con los usuarios en tiempo real a través de mensajes de texto o voz. Un ejemplo son los chats programados en el perfil del fan page de Facebook de marcas como Adidas, Zara, Home Center, entre otras. Cuando el usuario da clic en la publicidad que le aparece en su pantalla de móvil o pc, este software ofrece al usuario/consumidor soporte personalizado durante su proceso de compra y, por otro lado, consejos útiles sobre productos y servicios. Este abanico de posibilidades permite aumentar la fidelización de clientes, y hacer predicciones de incidencias. Esta personalización, sin duda, una de las grandes ventajas que nos ofrecen las herramientas inteligentes, por lo que cada vez son más los casos de uso de esta tecnología. Conozcamos ejemplos concretos:

Amazon en busca de tendencias

El “rey” del comercio electrónico ha desarrollado un algoritmo capaz de rastrear las redes sociales en busca de tendencias de moda y, basándose en ellas, de crear nuevos modelos de ropa. Además, usa la IA para predecir también los precios de sus productos en función de las consultas y comportamiento de los usuarios, y para ofrecer igualmente recomendaciones personalizadas en sus búsquedas.

Netflix guía nuestros gustos

La conocida plataforma de streaming de películas y series emplea AI que va más allá de generar recomendaciones para sus usuarios. Una de sus series de mayor éxito, por ejemplo, House of Cards, se baso en resultados obtenidos de un algoritmo que había analizado previamente todos los gustos y preferencias de los usuarios de Netflix. Fue de esta manera como el Big Data dio a Netflix la receta perfecta para crear todo un best seller, sin necesidad de invertir en focus group o estudios de mercados costosos y con una probabilidad de acierto menor.

Fujitsu y Philips

Han ido más allá del análisis de datos relativos al comportamiento físico de usuarios, y se adentran en el terreno de las emociones. Por medio del uso de un programa de reconocimiento de emociones, a través de las propiedades físicas de la voz, a partir de decenas de miles de muestras de voz, es capaz de detectar la emoción que muestra una persona (alegría, ira, tristeza) con solo escucharla, en tiempo real y en cualquier idioma. Fujitsu ya está usando esta técnica en su robot Unibo, y Philips también cuenta con una aplicación similar, Utakata Mood Light, que cambia el color de la iluminación en función del humor del usuario.

Big Data

Cuando hablamos de Big Data nos referimos a grandes cantidades de información (varios Petabytes) cuyo origen proviene de webs, blogs, CRM, entre otros. El Big Data lo ha revolucionado todo, pero una de las grandes preguntas que se hacen las empresas es cómo aprovecharlo para tener éxito en sus negocios.

En el sector de retail la entrada y salida de clientes puede llegar a ser abrumadora. Esto significa que la cantidad de clientes es grande y puede resultar complicado monitorizarlos. Con una buena gestión del Big Data es posible conocer y entender efectivamente los hábitos de compra de los clientes, creando recomendaciones que se basen en el historial de compra, lo que puede generar pedidos personalizados y atracción de nuevo clientes.

Un 62% de los retailers opinan que gracias al Big Data se ha logrado obtener una ventaja competitiva en sus mercados. Y hay también casos de éxito en el ámbito del retail con su implementación:

Starbucks

Ha implementado métodos de analíticas y tecnologías predictivas para su actividad comercial. Su éxito radica en la mejor ubicación de sus establecimientos comerciales en los mercados donde tiene presencia. Para esto, se apoya en una aplicación que tiene en cuenta aspectos como patrones de tráfico, zona, localización, demografía, entre otros. De esa forma es capaz de evaluar y elegir la posición física más ideal para las cafeterías.

Burberry

Su último caso mediante la aplicación de Big Data es curioso. Aprovecha la información en redes sociales y la obtenida por medio de las tablets de sus vendedores, para ofrecer sugerencias de compras que sean coherentes con el historial del cliente y la actividad de este en redes sociales.

Walmart

Ha logrado identificar al menos 25 productos que las mujeres compran de acuerdo a la semana de gestación, lo cual le ha permitido tener datos acertados para un momento especifico de decisión de compra, como cupones de descuentos, con un 85% de posibilidades de que ocurra.

Hoy más que nunca podemos realizar marketing efectivo, basado en empatía y servicio, que con la ayuda de información y herramientas de inteligencia de negocios facilite a los demás a solucionar un problema…, SU PROBLEMA. Es una oportunidad para ponerse al servicio de los demás. No nos queda más remedio que convertirnos en profesionales de marketing. En comprender los puntos de vista y los deseos de nuestros clientes para poder conectar con ellos, pues de lo que se trata es que te echen de menos cuando tú no estás. Es más fácil crear productos y servicios para los clientes a los que quieres servir, que encontrar clientes para tus productos y servicios.

Gustavo J. Cabrales – Docente de Cátedra

LinkedIn: linkedin.com/in/gustavojose/

Read More

Inicia era de la titulación electrónica en el CESA

Los 169 nuevos administradores que el CESA le entregó a la sociedad el pasado jueves pasarán a la historia no solo como la primera generación en graduarse en medio de un confinamiento por la pandemia. También, como la primera promoción en obtener titulación electrónica.

En efecto, desde el pasado 24 de septiembre, la petición para duplicados de diplomas, o los trámites para obtener las actas de grados o para la verificación del título por empresas u otras instituciones para una homologación son cosa del pasado.

Además de que los jóvenes recibieron el diploma que los acredita como profesionales, cuentan con este documento en digital que tiene plena validez jurídica, igual que el diploma físico.

Este título electrónico está verificado y resguardado bajo tecnología Blockchain, lo que lo hace un documento inalterable. No se puede falsificar.

Uno de los tantos beneficios de la titulación electrónica es que el “estudiante” va a tener de por vida, en todo momento y en todo lugar, su título validado por una tecnología que garantiza su autenticidad.

Ni duplicados ni papel

En este sentido, distinto a como ocurría antes, cuando un exalumno extraviaba o dañaba su título, desde ahora no será necesario que tramite un duplicado o copia, pues en la ‘nube’ cuenta con el diploma, tan genuino como el que alguna vez recibió.

Este hecho facilita procesos de contratación, así como de admisión académica cuando se trata de una postulación a estudios de nivel superior que requieren previamente el título profesional. Empresas y universidades tienen la oportunidad de constatar de forma automática este requisito, sin tener que recurrir a verificaciones adicionales.

Dado su carácter digital, a este se puede acceder también a través de una dirección electrónica. Como ocurre con los certificados de plataformas como Coursera o edX, “funciona como una insignia digital, lo que le permite al titular del diploma vincularlo a su perfil de LinkedIn, manteniendo su carácter genuino, legal”, explica Juan Santiago Correa, Secretario General del CESA.

Más que evitar tramitología

Así como el título, bajo las mismas condiciones están documentos como actas de grado y certificados de notas.

Para quienes obtuvieron su título antes del 24 de septiembre y desean una copia de este, si bien deben hacer la solicitud, su diploma entrará a formar parte del mismo mecanismo para ser consultado.

Es un gran avance que va más allá de la demora e incomodidad de trámites y de gasto de papel. “Es favorecer procesos bajo esta tecnología (Blockchain) en condiciones y resultados confiables”, puntualizó.

Read More

4 necesidades de la empresa a subsanar por la educación superior

La educación superior enfrenta grandes retos, los cuales se han puesto en evidencia aún más por la crisis generada por la covid 19 y el boom de la virtualidad. Sin embargo, estos retos no son nuevos.

Presiones asociadas en gran medida a la globalización, el desarrollo de nuevas tecnologías, la inmersión a la sociedad del conocimiento y las imposiciones propias del mercado, han puesto de manifiesto -desde hace algunas décadas- la necesidad de una educación pertinente que promueva el desarrollo económico del país, pero que además sea un proceso que se dé a lo largo de la vida.

Innovación empresarial desde la academia

En este sentido y entendiendo el conocimiento como el activo más importante de generación de valor diferencial y pilar de la productividad en el siglo XXI; uno de los desafíos que la educación superior enfrenta es el cierre de brechas academia-empresa, de manera que le permitan aportar a la sofisticación del sector productivo a partir de la formación de capital humano competente y la creación de redes de trabajo.

Es decir, es necesario la implementación de estrategias educativas eficaces en la transferencia de conocimiento apropiado que contribuya a la generación de mayor valor agregado, y que favorezca la innovación empresarial desde la academia y el cambio tecnológico en las organizaciones.

Estas relaciones academia-empresa se han ido transformando y fortaleciendo de la mano de la comprensión por parte de las instituciones de educación superior (IES) de su papel transformador, más allá de solo dador de conocimiento.innovacion-empresarial-desde-la-academia-1

Estas han sido descritas en la literatura desde diferentes enfoques: modelo triple hélice (Etzkowitz & Leydesdorff, 1995); modo 2 de investigación (Gibbons, 1994) o como innovación abierta (Chesbrough, 2003). Toda esta aproximación permite explicar las diferentes interacciones y los arreglos institucionales necesarios que permitan fomentar la innovación.

Lo que necesitan las empresas

Pero, ¿qué necesitan actualmente las empresas de la academia?

En primer lugar, satisfacer la necesidad de talento humano competente que genere capacidades dentro de la organización.

Por otra parte, emergen otro tipo de necesidades organizacionales más estratégicas. Es decir, las empresas requieren encontrar nuevas oportunidades para ser más eficientes, más eficaces, o ser capaces de diferenciarse y ser sostenible en estos tiempos de mercados tan volátiles y cuyas problemáticas tienden a nacer en este entorno VUCA (Volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad).

Es así que estos ambientes han abierto las siguientes necesidades que pueden ser abordadas desde el trabajo conjunto con la academia:

Identificación de necesidades externa e interna.

Las organizaciones, en especial las pymes, requieren identificar cuál es su necesidad interna real basadas en la inteligencia de mercado externa. Algunas de las razones que sustentan esto están referidas a las brechas internas existentes y al poco análisis de las mismas, a la falta de recursos para desarrollar inteligencia de mercado, y a la ausencia -en muchos casos- de visión estratégica por vacíos de información.  Es decir, necesitan conocimiento, recursos y tiempo que la academia puede ofrecer.

Agilidad

Referida a la necesidad de disminuir el tiempo del ciclo de aplicación de la tecnología para corregir indicaciones propuestos en proyectos de innovación y conseguir el mayor valor en menores tiempos. Esto se sustenta en:

  • El interés de las empresas por conectar con universidades o con emprendedores para la solución de problemas, más que para el desarrollo de patentes y licencias
  • El atractivo de obtener resultados a corto plazo (mejoras de producción), y a largo plazo (actividades de innovación) y
  • En el aumento de plataformas de innovación abierta y crowdsourcing de soluciones tecnologías para empresas (tiempos de retorno de la inversión menores a los actuales).

Behavioural Data

Necesidad de hacer seguimiento y recolección de información que permita identificar las necesidades, comportamientos de la organización y desafíos de innovación para aumentar la velocidad de la toma de decisiones.

Dentro de las razones que sustentan esta tendencia se encuentra el alto interés en formar competencias internas para mejorar la toma de decisiones, la identificación de necesidades estratégicas de la organización, el aumentar la velocidad en la toma de decisiones y el interés en realizar seguimiento constante y recolección de información.

Valley of death

Necesidad de generar soluciones que sobrepasen el ‘valle de la muerte’ en las primeras etapas del negocio o en los nuevos proyectos empresariales. Es decir, estas empresas necesitan apoyo en la identificación de oportunidades de mercado y en el desarrollo de proyectos de innovación desde su prototipo funcional, hasta la comercialización en el mercado real de la empresa, de manera que puedan conectar con el mercado, se implementen, materialicen y generen oportunidades comerciales.

Este abanico de tendencias, entre muchas otras, permite entender mejor el papel de la educación superior frente al conocimiento que debe ser transferido a las organizaciones, y las habilidades y competencias con las que debe ser formado el capital humano para hacer frente a dichas necesidades

Es así que cuando se alinean las necesidades empresariales con las capacidades de las IES a través de la co-creación conjunta de proyectos viables de innovación empresarial desde la academia, se promueve de esta manera el aumento de la productividad empresarial y la competitividad del país.

Adela Margarita Vélez Rolón – Docente investigadora CESA.

Sebastián Ríos Acuña – Consultor en Innovación y CEO TOTEM.

Read More

Empaques y desarrollo sostenible: ¿cómo hemos avanzado?

Al pensar en el futuro como profesional apasionada por la sostenibilidad, me ocupa el desafío que genera el impacto de la actividad económica en el medio ambiente y en especial el uso de empaques para promover un desarrollo sostenible.

Cuando hablo del impacto de la actividad económica, me refiero a ser conscientes de que todos los elementos que utilizamos o necesitamos en nuestra cotidianidad propician una alta demanda de recursos naturales para producirlos, y generan deterioro ambiental como altas tasas de deforestación y la pérdida de biodiversidad, solo por mencionar un par de ejemplos.

Debo reconocer también lo que representa para el sector de alimentos y bebidas el uso del plástico como empaque que, debido a sus propiedades, ha permitido la protección, la preservación y la calidad e innocuidad de los alimentos para el consumo humano.

Sin embargo, su mala utilización y la falta de consciencia frente a su disposición, ha generado problemas como las islas de plástico en el Océano Pacífico, o animales afectados físicamente o en su dieta con residuos plásticos. Es decir, como consumidores tenemos también responsabilidad sobre este problema.

Alternativas ecoamigables, el reto

El reto en los empaques para promover un desarrollo sostenible está ligado al compromiso de las industrias en encontrar alternativas más amigables con el medio ambiente, a la innovación y la tecnología para explorar nuevas estructuras de empaques, y a la conciencia del consumidor que jugará un rol decisivo para la separación, reciclaje y disposición de estos materiales.

Un esfuerzo de trabajo conjunto que se ha llevado a cabo con mayor asertividad en economías desarrolladas está relacionado con procesos de educación a la población, al consumidor, y con el establecimiento de los mecanismos adecuados para alcanzar un manejo más apropiado de los residuos que generamos y del impacto que causamos en el entorno.

Estoy segura que en esto tenemos mucho por hacer. Basta analizar el comportamiento de familias en los países europeos respecto al reciclaje, y los incentivos económicos que ha generado el mismo sistema económico en estos países para incentivar la reutilización del material y desincentivar el uso del plástico.

Para nuestro caso particular, como país, tenemos que reflexionar y hacernos conscientes de los retos pendientes y de la responsabilidad que todos, como actores económicos, debemos asumir.

El Centro de Estudios en Gobierno Corporativo del CESA, consciente de la íntima relación entre gobierno corporativo y sostenibilidad, está organizando el conversatorio “Empaques y desarrollo sostenible ¿cómo hemos avanzado?” donde hablaremos de estos desafíos.

Este conversatorio se realizará el 1 de octubre a las 8:30 am con la participación de Alpina, BASF y Nutresa. Esperamos puedan acompañarnos inscribiéndose AQUÍ.

 

Claudia Rivera Marín                                                                                                                                                

Directora de Sostenibilidad, Grupo Nutresa

Read More

3 visiones y expectativas de carrera en el CESA

La calidad de los profesores y su perfil para formar emprendedores, sobre Incuba, como centro especializado en innovación y emprendimiento; el modelo personalizado que incide notablemente y con ventaja en la educación y formación de los jóvenes, hacen parte de algunos de los aspectos más destacados por algunos de los asistentes al Open Day primer día de universidad, celebrado el pasado 29 de agosto.

Noticias CESA conversó con tres estudiantes y un padre de familia, para compartir sus impresiones sobre lo que es el CESA, y por qué la institución es una de las mejores alternativas en el país para formarse en educación empresarial.

Javier Darío Contreras, abogado, destacó el capítulo de habilidades blandas en el que también se entrena a los jóvenes, hoy por hoy como punto que marca la diferencia en un entorno en que muchos de los conocimientos duros se están adquiriendo con un clic.

“El reforzamiento de las habilidades blandas creo que es lo más importante que como profesionales los muchachos deben tener hacia futuro”, expresó.

Juan Sebastián Morales, estudiante del Colegio Nuevo Colombo Americano, admitió haber cambiado la perspectiva de la educación con la pandemia.

Expresó que en un primer instante percibió con dificultad tener que ingresar a la universidad para estudiar de manera remota, pero que con el pasar del tiempo ha asimilado la situación, y que el CESA ha hecho una muy buena transición hacia un modelo flexible.

Y agregó que las universidades que logren un equilibrio bajo una modalidad mixta, es porque cuentan con una gran capacidad como institución y como comunidad.

Diana Sofía Hakspiel, del Gimnasio El Hontanar, destacó la gran preocupación del CESA por los temas de sostenibilidad, así como los centros de apoyo a través de los cuales se refuerzan varios aspectos, que deben acompañar a cualquier profesional y a lo largo de su vida. «Ayuda a los estudiantes a superar las debilidades que tienen», enfatizó.

 

Expresó que bajo la propuesta CESA en el Open Day, primer día de universidad, el estudiante no solo va enriqueciendo sus conocimientos, sino que además, semestre a semestre, va definiendo también su proyecto de vida, “va teniendo una visión clara sobre qué es lo que quiere hacer y cómo puede ayudar al país”.

Manuela Fonseca, del San Bonifacio de las Lanzas, destacó la internacionalización de la institución.

“El tema de tener salidas pedagógicas, intercambios; poder estar en Silicon Valley, donde se concentran las más importantes empresas tecnológicas del mundo, algo que te da el CESA, te va a permitir conocer qué está pasando afuera”.

Añadió que este tipo de visitas tienen gran valor, pues son punto de partida para empezar, desde la academia, a construir relaciones que en un futuro signifiquen más oportunidades, como la de hacer negocios.

Read More

Los ‘pro’ de la evolución forzada hacia la virtualidad en la educación

El 2020 puso a prueba la capacidad de adaptación de todos los sectores de la sociedad.

Las restricciones que llegaron de la mano de la pandemia -sin dar aviso, ni tiempo de preparación- implicaron cambios inmediatos en diversos aspectos de la vida laboral, social, económica y académica.

Mientras unos tuvieron que transformar espacios y dinámicas para seguir funcionando de manera presencial, otros se vieron obligados a migrar a espacios virtuales de manera casi inmediata.

Este fue el caso del sector educativo que, en cuestión de una semana, se enfrentó al reto de garantizar la continuidad de su labor dentro de las nuevas condiciones. En el caso del CESA, la migración fue satisfactoria: más allá de eventualidades propias de lo incontrolable -como la intermitencia del servicio de Internet-, en pocos días todos los estudiantes estaban participando de sus asignaturas regulares.

Sin embargo, más allá de la efectividad o funcionalidad del cambio de plataforma, hay aspectos de fondo que deben analizarse.

A entornos virtuales

Cuando se trata de educación, es fundamental comprender que este cambio implica pasar a trabajar en entornos virtuales de aprendizaje; espacios que deben disponerse de manera estratégica, pues implican la adaptación de todo un sistema académico.

En este contexto, el reto que implicó la migración forzada generó cierto temor, incomodidad y amplias expectativas, tanto en los estudiantes como en los cuerpos docentes y administrativos de las instituciones educativas. Hoy en día, unos meses después de haber implementado las clases virtuales como modelo predominante en la situación actual, es posible analizar algunos resultados.

El presente texto se centra en aspectos positivos de la virtualidad en la educación superior, que no deben perderse de vista para cualquier escenario futuro, pues representan una oportunidad.

Decisiones en tiempo real

En el caso de los estudiantes, la virtualidad en la educación superior para el aprendizaje les ha permitido desarrollar habilidades y competencias que les serán útiles como futuros profesionales:

  • Trabajo colaborativo y construcción conjunta de conocimiento efectivos, con personas con quienes no han interactuado de manera presencial.
  • Adaptabilidad a situaciones y escenarios atípicos.
  • Aplicación de conocimientos adquiridos para la resolución de problemas inesperados y la toma de decisiones en tiempo real.
  • Autonomía en la apropiación de procesos de aprendizaje, autorregulación y manejo del tiempo.
  • Comunicación asertiva y creatividad en formatos multimedia.

Docentes, repensando métodos de evaluación

En el caso de los docentes, el diseño estratégico de clases y tareas les ha exigido y permitido enfrentarse a nuevas posibilidades:

  • Repensar los métodos de evaluación, con el objetivo de que representen una oportunidad formativa y reflexiva, más que calificativa.
  • Disponer lecturas, videos instruccionales y materiales didácticos, que los estudiantes puedan consultar de manera asincrónica, para que lleguen preparados al momento de encuentro. De esta manera, el aula virtual se aprovecha en tanto espacio sincrónico de discusión, interacción, análisis, práctica, intercambio de ideas y retroalimentación.
  • Ser estratégicos en la preparación de cada módulo de enseñanza-aprendizaje, para no sobrecargar a los estudiantes con exceso de tareas y exámenes; en cambio, utilizar los espacios de encuentro para acompañarlos y hacer seguimiento personalizado y exhaustivo a sus procesos de aprendizaje.Virtualidad-en-la-educacion-superior-1
  • Aprovechar las posibilidades de las herramientas tecnológicas para que los estudiantes participen de los avances y entregas de sus otros compañeros, de tal forma que aprendan los unos de los otros y se colaboren con nuevas ideas.
  • Hacer uso de recursos, como la grabación de las clases, para que explicaciones o instrucciones importantes queden disponibles para su posterior consulta.
  • Planear actividades que resulten dinámicas y motivantes, para que los estudiantes encuentren el sentido de los conocimientos adquiridos y lleguen a evaluar su propio proceso.

Eficiencia para las instituciones

De igual manera, la virtualidad en la educación superior permite a las instituciones optimizar recursos y reducir costos operacionales al:

  • Organizar eventos para todo el cuerpo estudiantil, docente o administrativo, en entornos virtuales que pueden ser igualmente funcionales y que no presentan inconvenientes en términos de disponibilidad de tiempo, desplazamiento, espacio o infraestructura (por ejemplo, ferias, reuniones masivas, actividades de bienestar universitario, encuentros para formación del profesorado, asignación de citas con los centros de apoyo en horarios a pedido, etc.)
  • Flexibilizar horarios, de tal forma que se puedan ofrecer servicios con una cobertura adaptable a las particularidades de los miembros de la comunidad.

 

Silvia Garavito Constantín

Docente Centro de Apoyo para la lectura, la oralidad y la escritura del CESA, DIGA.

Read More

El CESA y las alianzas para el emprendimiento social

Con la participación de docentes y estudiantes del CESA, se lleva a cabo esta semana, de forma virtual, el Social Entreprneurship Summit 2020, SES2020, uno de los más importantes encuentros mundiales de las alianzas para el emprendimiento social.

La participación del CESA se enmarca dentro de la convocatoria ‘Capacity Building’, del programa Erasmus+ de la Comisión Europea, que tiene como propósito consolidar una red de apoyo o alianzas para el emprendimiento social, a través de una herramienta tecnológica que tiene diversidad de módulos.

Dentro de los módulos figuran presentación de emprendimientos sociales, voluntariado, biblioteca de acceso abierto de información, facilitadores de emprendimientos sociales, entre otros.

Este proyecto, trazado a tres años, prevé financiación para diversas instituciones de educación superior de Colombia, Ecuador, Perú, entre otros países de América Latina, con miras a solucionar problemáticas a partir del emprendimiento social.

El pasado miércoles 9 de septiembre, el CESA participó con dos presentaciones.

Enseñanza de modelos de liderazgo adaptativo en emprendimiento social en tiempos de crisis, por Karen Henken y Pablo Jaramillo, este último profesor de la cátedra del CESA; y Emprendimiento Social: una búsqueda constante para la mejora y el cambio del entorno, por las estudiantes de octavo semestre Kristin Maichel y Mariana Restrepo.

Karen Henkel es profesora visitante del CESA y cofundadora de The Supply Chain Projec, organización sin fines de lucro que provee soluciones basadas en tecnología para la cadena de suministros en alimentos y para la de equipos médicos y de bienestar.

Una nueva experiencia educativa

En esencia, la presentación de los docentes del CESA giró en dos vías. La primera, entorno a una nueva experiencia educativa asociada al desarrollo de clases con docentes en ubicaciones distintas, como forma de enriquecimiento cognitivo basado en esa itinerancia.

Y la segunda, asociada a cómo aprovechar este modelo y las herramientas que de este surgen, para aportar soluciones a varias problemáticas, algunas de ellas aparecidas o acentuadas a raíz de la pandemia.

Y es que por lo menos hay cinco ventajas bajo un modelo de colaboración internacional para el aula, tendiente a crear líderes receptivos a la empresa social.

Más acceso a herramientas tecnológicas y recursos en línea, más accesibilidad a speakers expertos de todo el mundo, visión multicultural que fomenta la conciencia y la empatía, e inclusión (estudiantes con recursos limitados, pero con acceso a profesores internacionales). A esto se añade la participación y debates de problemáticas reales en tiempo real.

Para Karen Henkel y Pablo Jaramillo, la pandemia ha reducido las interacciones humanas y ha exacerbado muchos problemas sociales. No obstante, esto puede usarse como una fuente de inspiración para que los estudiantes que son sensibles a los problemas sociales puedan propiciar cambios en sus entornos.

Explorando el emprendimiento social

De otro lado, se llevó a cabo la presentación sobre una primera fase de investigación de Mariana Restrepo y Kristin Maichel, del Laboratorio Empresarial ‘Incuba – GEA’ (Grupo de Estudios en Administración).

Bajo las coordinación de la docente Adela Vélez, la estudiantes realizaron un análisis bibliométrico para establecer patrones en estudios sobre emprendimiento social en los últimos cinco años (2016-2020).

Dentro de un total de 50 trabajos de múltiples autores, hicieron visible tres tópicos preponderantes en esta literatura: modelos de negocio, la relación del emprendimiento social con externalidades, y las intenciones y rasgos de los emprendedores.

“A partir de ahora comenzamos una segunda fase consistente en realizar entrevistas uno a uno a emprendedores, claramente muchos de ellos sociales, para hacer un contraste con esta literatura, y extraer métricas que no solo nos brinden más conocimiento, sino que también sean útiles para esta y para futuras investigaciones del Centro de Innovación y Emprendimiento, Incuba”, explicó Kristin Maichel.

SES2020 cuenta con más de 180 participantes de 26 países de Europa, América y África.

Read More

La visión clara de futuro con 4 nuevos posgrados

En Colombia hay más de 350 mil empleados distribuidos en los mercados financiero y bursátil, sectores en los que cada vez es más necesaria una mejor formación, en particular atada a ciertas certificaciones para poder participar en Bolsa u obtener cargos que permitan gestionar riesgos de manera efectiva.

El desenvolvimiento de la labor en el contexto de los mercados financieros no tiene, hoy por hoy, una exigencia de formación específica. No obstante, el AMV de Colombia (Autorregulador del Mercado de Valores) exige, a través de sus pruebas, conocimientos especializados para operar en Bolsa más allá de la educación profesional.

Posgrados con una visión de futuro

Comprometido con el crecimiento de los profesionales que se desenvuelven en estos sectores, así como de las importancia que estos revisten en un entorno de altísima incertidumbre, el CESA presenta la Maestría en Mercados Bursátiles y la Maestría en Mercados Financieros.

Estos programas les brindarán a los profesionales las herramientas necesarias que les permitirán afrontar las pruebas conducentes a las más importantes certificaciones de estos dos mundos: la CFA (Analista Financiero Certificado), imprescindible en el entorno bursátil; y la FRM (Manager de Riesgo Financiero), cada vez más preponderante en los mercados financieros.

Con prestigio por encima de un MBA

La CFA tiene reconocimiento internacional, pues hoy más de 155.000 profesionales logran moverse en las Bolsas de 145 países gracias a ella. Paralelamente, al poseer la CFA, los profesionales cuentan con mejores condiciones de empleabilidad y de salario que un MBA.

En efecto, según un informe por Corporate Finance Institute, los profesionales con CFA obtienen salarios 54% superiores a aquellos con un MBA.

De otro lado, desde la crisis financiera del 2008, la certificación en riesgos financieros es cada vez más necesaria, incluso para cargos de la gerencia media en Colombia.

Por tanto, adquirir los conocimientos y habilidades necesarias para afrontar las pruebas que permitan estas certificaciones (CFA 1 y FRM 1 -estas tienen más niveles-) resulta trascendental para el crecimiento profesional en estos ámbitos.

Ver el saber desde una perspectiva de negocios

La Especialización en Gestión Empresarial (EGE) es única en su tipo en Colombia.

Este programa, en su estructura y alcances, tiene características similares a lo que en otras latitudes, especialmente en Europa, se conoce como Master in Management. Este tiene más receptividad para jóvenes profesionales, de diversas disciplinas, seducidos por el ámbito de los negocios.

La especialización es propicia para recién graduados o con una corta experiencia laboral, interesados en el mundo de la administración, pero que por su condición no alcanzan a postular a un MBA, posgrado que requiere experiencia y más inversión.

En Europa, por ejemplo, el 68% de las empresas contratan a graduados del master equivalente a esta especialización, cifra que ha venido aumentando en los últimos años.

Igualmente, investigaciones anteriores de GMAC han encontrado que, durante la caída de períodos económicos, cuando las empresas se centran en el control de costos, los empleadores reportan una mayor propensión a contratar graduados en gestión empresarial que a graduados de MBA.

Así, la EGE del CESA está dirigida a profesionales distintos a administradores, economistas o ingenieros industriales, para proveerlos de habilidades avanzadas en administración, hecho que les facilita un crecimiento profesional acelerado. Además, les permite flexibilizar su vocación no solo para ampliar sus oportunidades de empleo, sino para cambiar de campo e incursionar en el mundo de los negocios bajo los criterios de administración.

Gestionar un cambio de mentalidad

La Maestría en Liderazgo en Transformación Digital (MLTD) brinda los conocimientos indispensables sobre los diferentes aspectos de la transformación digital, y cómo aprovechar sus ventajas para adelantar cambios favorables para una empresa.

En este sentido, este posgrado no forma expertos en determinadas tecnologías digitales o científicos de datos. Sí -en cambio-, personas capaces de liderar procesos, apoyados en el componente digital, que den paso a transformaciones en la organización. A un cambio de cultura en la empresa, basado en cambios de mentalidad, consistente con los desafíos globales.

Cuatro componentes son la columna vertebral de este programa: management, tecnologías digitales, experiencia del consumidor y análisis de datos.

Acreditaciones y Reconocimientos