menu

Desarrollar una mentalidad creativa para resolver problemas

today

08 Feb 2024

Decían las abuelas que de los problemas no había por qué preocuparse. El argumento era que sólo había dos caminos: que tuvieran o no solución. Si la había, pues no había razón alguna para preocuparse porque el asunto se va a resolver. Si no, pues tampoco tenía sentido poner a la mente en estado de estrés porque, ¿para qué?. Y es probable que aún la frase tenga vigencia.

Más allá de eso, lo que sí debería inquietar un poco es el cómo para el abordaje de los problemas. Y es que muy a menudo, la forma en que se abordan suele ser la misma. Es repetitiva. Con frecuencia se usa el mismo prisma y la misma lógica para ver los problemas y los desafíos. Es irse por las rutas transitadas porque son sinónimo de seguridad, y lo conocido es la primera fuente de ella.

Pero ante un mundo en evolución, cambiante, hecho que ocurre cada vez con más frecuencia, claro es que no se puede responder haciendo más de lo mismo. Se necesita creatividad. Así las cosas, el interrogante es ¿cómo y por qué contar con una mentalidad creativa?

¿Qué es la creatividad y por qué?

Es imprescindible empezar a adecuar la mente a ver las cosas desde otros puntos de vista. Abordar los problemas a contracorriente es encontrar caminos distintos a los que siempre se plantean, con lo cual se conforman alternativas para abordar esos desafíos con los que las organizaciones y sus directivos están lidiando.

Con los avances tecnológicos, la Internet, los conocimientos duros, la parte técnica de las distintas disciplinas están a un clic de distancia. Claramente, las habilidades blandas -entonces- están resultando cada vez más determinantes, y la creatividad es una de ellas.

Según el Foro Económico Mundial, la creatividad está catalogada como la cualidad del liderazgo más importante para el éxito de los negocios, y como la gran habilidad que mejor va a preparar ante el futuro del mercado laboral. Así, resolver problemas de forma creativa ya no es optativo sino un imperativo.

¿Qué es exactamente la creatividad? En uno de los capítulos dedicado extensamente al tema en su libro Más agudo, más rápido y mejor, el periodista Charles Duhigg llega a la conclusión de que esta no es más que conectar cosas.

“Cuando preguntas a las personas creativas cómo han hecho algo, se sienten un poco culpables porque realmente no lo han hecho; simplemente, han visto algo. Con el tiempo, para ellos resultaba obvio. Por eso han podido conectar experiencias que han vivido y sintetizar cosas nuevas. Y han podido porque han tenido más experiencias, o han pensado más en sus experiencias que otros”, anota el reconocido periodista del New york Times.

6 mentalidades para fomentar la creatividad

Aunado a las experiencias, de todo tipo, hay una serie de características que pueden ayudar a consolidar una postura creativa.

mentalidad_creativa_para_resolver_problemas_preview

Citados por Mckinsey, Charles Conn y Robert McLean, autores de Resolución de problemas a prueba de balas: la única habilidad que lo cambia todo, dan cuenta de seis mentalidades que le dan cuerpo a la creatividad: curiosidad, tolerar la ambigüedad, ver a través de múltiples lentes, perseguir el comportamiento presente, aprovechar la inteligencia colectiva, y mostrar y contar.

Curiosidad

La curiosidad es el motor de la creatividad. La persistente indagación de los niños enseña la valiosa lección de cuestionar, lo que es una matriz de la curiosidad. No obstante, a medida que pasan los años se tiende a perder esta habilidad, lo que limita las lecciones y las soluciones. Por tanto, adoptar una mentalidad de preguntas constante puede desbloquear la creatividad y mejorar la resolución de problemas.

Tolerar la ambigüedad

Es casi improbable que alguien, en el mundo laboral, no haya escuchado la frase “lo perfecto es enemigo de lo bueno”. Aquí está la clave. Resolver problemas efectivamente implica aceptar la imperfección y tolerar justamente dicha ambigüedad. Es mejor adoptar un enfoque probabilístico en lugar de buscar certezas; después de todo, el conocimiento es provisional y sujeto a revisión. Parafraseando a Mckinsey, pensar en términos de probabilidades permite tomar decisiones más acertadas. Al desafiar soluciones que implican certeza y hacer preguntas para evaluar alternativas, se hallan mejores soluciones en entornos inciertos, como los actuales, donde el conocimiento perfecto es escaso.

Ver a través de distintos lentos, como las libélulas

“Toma una vista de libélula”, dice el texto de Mckinsey. Esta postura, con su capacidad de abarcar múltiples perspectivas, refleja la habilidad de los grandes solucionadores de problemas para ampliar la apertura de las situaciones complejas. Esto implica ir más allá de las percepciones convencionales y reconocer la importancia de ver el problema desde diferentes ángulos. Para desarrollar esta visión, es crucial “anclarse afuera”, explorar el ecosistema más amplio y considerar perspectivas diversas, aunque en situaciones de restricción de tiempo o recursos puede ser necesario adoptar enfoques más convencionales.

Perseguir el comportamiento presente

Se trata de abordar los problemas complejos con una mentalidad experimental y proactiva, creando datos en lugar de simplemente buscarlos. En efecto, el valor está en diseñar experimentos para reducir incertidumbres y encontrar soluciones en entornos emergentes o poco conocidos. A través de la experimentación constante se puede obtener información valiosa, especialmente en mercados nuevos o en evolución, donde la incertidumbre es alta. Esta mentalidad experimental no sólo permite tomar decisiones informadas, sino que también crea capacidades que respaldan el progreso hacia metas definidas.

Aprovechar la inteligencia colectiva

Consiste en desafiar la noción convencional de que las soluciones más inteligentes provienen exclusivamente desde el interior de los equipos, cuando en realidad los mediadores de la innovación están más allá de ese perímetro. Es justamente la mentalidad de los llamados Edgers, que -precisamente- están en el edge. , lo que facilita ese contacto con ese exterior innovador. En conclusión, se trata de abrirse a perspectivas desconocidas y experiencias diversas para abordar problemas complejos de manera más efectiva. Aunque a menudo el crowdsourcing (aprovechar la inteligencia colectiva y la colaboración masiva) puede tener sus limitaciones y costos asociados, la esencia está en que las organizaciones busquen activamente talento y conocimientos fuera de su círculo interno para estimular la creatividad y la resolución de problemas.

Mostrar y contar para impulsar la acción

La esencia de la mentalidad de 'mostrar y contar' radica en la habilidad para llevar a los tomadores de decisiones a la esencia misma del problema, utilizando una combinación efectiva de presentación visual, emotiva y lógica. Este enfoque busca no solo transmitir información, sino también persuadir de manera convincente, destacando la importancia de presentar claramente la acción necesaria y los riesgos de no actuar. En lugar de simplemente exhibir conocimientos, se trata de crear una comprensión clara y directa que impulse a la acción.