Noticias
previous arrownext arrow
Slider

TransMiExpress o cómo añadir valor desde lo ya creado

¿Se ha imaginado usted una nueva flotilla de buses para el sistema de transporte masivo, como refuerzo a los hoy existentes buses alimentadores y articulados de TransMilenio; y adicional a ello, con la posibilidad de viajar como siempre lo ha querido: cómodamente sentado?

Se llama TransMiExpress, una tercera flotilla de buses de colores negro y dorado, y que por una tarifa de $3.500 pesos garantizaría que lo viajeros, en las llamadas horas pico, puedan asegurar un puesto, viajando cómodamente y a tiempo.

Esta es la propuesta hecha por uno de los grupos de la especialización en Mercadeo Estratégico, ganadora durante la segunda (de tres) Prueba de Producto del año, materia insignia del posgrado; y cuya puesta en escena del servicio captó la atención del jurado, en torno a una problemática que viven los bogotanos todos los días.

Además de prolongadas esperas que inciden en la pérdida de tiempo, el volumen de usuarios también impacta negativamente creando estrés, agotamiento, inseguridad; tanto en las estaciones como en los buses.

En efecto, día a día, el sistema de transporte masivo de la capital traslada en promedio 1.430.000 pasajeros. A través de encuestas realizadas por los estudiantes, establecieron que un 36% quisiera un sistema de transporte diferente, y la mayoría, el 98%, reclama perder hasta una hora en espera. Así mismo, el 57,8% mejoraría la seguridad; y el 42%, la comodidad.

El grupo de estudiantes, conformado por Soledad Gaviria, Jorge Cely, Lorena León, Ana López y José Salgado, logró recrear esta complejidad de los viajeros bogotanos, propiciando una emotividad en los visitantes a su stand y captando su atención sobre la propuesta de movilidad.

Según José Salgado, en determinadas franjas horarias cerca de un 30% de buses de TransMilenio no está en uso. Aprovechar esos vehículos es el punto de partida para apalancar TransMiExpress, que funcionaría como un servicio Premium.

Los usuarios tendrían una tarjeta específica, que en todo caso podría ser cargada en los puntos Tu Llave así como en línea, a través de una app. “Como es un trabajo por demanda, esto lo podrían hacer hasta una hora antes del viaje, para garantizar el cumplimiento de la promesa de valor”, explica Salgado, profesional en antropología. Y agrega que como se va a vender previamente la demanda, “nos va a permitir medir mucho mejor cuál es esa demanda, y voy a poder, como pasa en otros sistemas de transporte en el mundo, si compré a las 7, a las 7 estar en mi bus, voy a poder entrar, tener mi puesto asegurado, y no tener esa sensación de inseguridad e incomodidad, mejorando mis tiempos”.

El acceso al sistema se realizaría por torniquetes exclusivos para TrasnsMiExpress, y sus buses pararían solo en algunas pocas estaciones que evidencian mayor congestión. En todo caso, habrá “acomodadores” que ayudarían al control de personas coladas.

“Nuestra idea es que tanto conductores como acomodadores sean personas desmovilizadas del conflicto”, subraya.

“Calculamos que hay un porcentaje de personas que se pasarían del servicio convencional de TransMilenio a TransMiExpress, ayudando a la descongestión del sistema”, agrega por su parte Soledad Gaviria.

Los jurados destacaron tres aspectos del grupo de TransMiExpress. Se trató de una propuesta tendiente a resolver una necesidad, a partir de la generación de valor desde el propio sistema de transporte; una muy buena puesta en escena al explotar los sentidos para acercar al usuario al servicio (aplicando una de las máximas del mundo comercial en el que un consumidor emocionado es un comprador); y por último, resaltaron el discurso argumentado, que sustentaron con cifras, y con una narrativa que destacaba porqué el asunto es importante para un ciudad como Bogotá.

Suscríbase al Boletín
 

Acreditaciones y Reconocimientos